Saltar al contenido

¿Qué está pasando con el FMI y la Refinería en Dos Bocas?

11 de octubre de 2021

Debido a que existe un argumento de que “las pérdidas de Pemex están colocando una carga para los contribuyentes y desplazando otros usos más productivos de los recursos fiscales”, el Fondo Monetario Internacional (FMI), sugirió que se debería posponer la construcción de la Refinería en Dos Bocas, Tabasco.

Pero antes que nada, debiéramos preguntarnos, ¿qué es el FMI?

Es un organismo del Sistema de las Naciones Unidas creado en 1945 “para contribuir al estímulo del buen funcionamiento de la economía mundial. Con sede en Washington, el FMI cuenta con 183 Estados Miembros, casi la totalidad del mundo”, explica su propia página oficial.

Sin embargo, profundizando en el contexto mundial del que emana, podemos saber también que es un organismo creado por las potencias ganadoras de la Segunda Guerra Mundial, quienes, a través de instituciones internacionales, buscaban establecer un sistema económico aprovechando la crisis post gu3rr4 de muchos países fomentando el préstamo de capital. 

Algo más que hay que saber de estos créditos, es que el propio FMI, indica a los países deudores en que deben invertir los recursos que les está facilitando.

Es decir, al Fondo no le importa desarrollar a los países deudores; más bien, su misión, pareciera, es mantenerlos en un atraso con el que los países potencia y sus empresas transnacionales, puedan controlarlos tanto económica como políticamente hablando.

En enero de 2017, el entonces presidente Enrique Peña Nieto liberalizó el precio de las gasolinas; con ello, el gobierno dejó de subsidiar al combustible, lo que generó alzas en las tarifas para el consumidor.

A partir de entonces, no sería la Secretaría de Hacienda y Crédito Público quien fijaría el costo, si no, el mercado, la oferta y la demanda; ahora que las gasolineras no son todas de Pemex, sino de un variopinto de marcas en su mayoría extranjeras, ¿han fijado un precio menor gracias a la libre competencia? 

No, porque las empresas, como el FMI, no se tocan el corazón, si es que tuviesen uno, para aniquilar a las mayorías. Luego entonces, cuando el FMI sugiere posponer la construcción de la Refinería en Dos Bocas, ¿México debiera hacer caso?…

Settings